Rasquetas
Regla
Regruesos
Resinas
Resistencia al choque
Resistencia al corte
Retractibilidad o contracción
Roble colonial
Roble
Rodajas
Rodapié
Rojo de hierro
Rollo grueso
Rollo semigrueso

Rasquetas.- Véase Cuchillas de pulir.

Regla.- La regla del carpintero es un listón de cantos rectificados, que se emplea para trazado de rectas y comprobación de superficies planas.

Regruesos.- Reciben este nombre las maderas que tienen un espesor de 4 a 10 mm., y de longitud y anchura variables.

Resinas.- Véase gomas y resinas.

Resistencia al choque.- Es la resistencia que opone la madera sometida al golpe de un cuerpo duro. La resistencia es mayor en el sentido axial de las fibras, y menor en el sentido transversal.

Resistencia al corte.- Véase "Dureza".

Retractibilidad o contracción.- La madera conserva normalmente de un 15 a un 20% de agua. Por evaporación, las células disminuyen de volumen, y la madera experimenta contracción; en cambio, cuando el grado de humedad de la madera es inferior al del ambiente, la madera absorbe agua; entonces las células aumentan de volumen y la madera se hincha. La contracción es mayor en las fibras jóvenes que en las viejas; y en las maderas blandas que en las duras. En pleno desarrollo, la madera llega a tener un 60% de humedad, que, mediante el secado artificial, disminuye hasta un 10%. La madera se contrae en tres direcciones: en dirección del eje longitudinal de las células (largo), en dirección de los radios medulares (grueso) y en dirección de los anillos anuales (ancho). Longitudinalmente experimenta un 0,3% de contracción (prácticamente nula), en dirección de los radios medulares, un 5% y en dirección de los anillos anuales puede alcanzar hasta un 10%.

Roble colonial.- (nombre indígena Andon). Madera densa como el roble; de fibra, textura y color muy parecidos al roble blanco americano. De buen aserrar, a pesar de su dureza. Puede emplearse como roble en cualquier trabajo, siempre que no exceda del grueso de 5 cm., porque, en gruesos mayores, se agrieta en el proceso de secado.

Roble.- De crecimiento muy lento. Es notable por su dureza, y por la resistencia que opone al agua, dentro de la cual se endurece. Se conocen principalmente dos clases: blanco y rojo. El blanco es el más apreciado, por ser más fino y no tan poroso. Es muy vistoso por sus espejuelos. Fibra fina en los cortes radiales. Es una de las maderas europeas de mejor calidad.

Rodajas.- Véase colainas.

Rodapié.- Es la tabla, celosía, o enrejado que se coloca en la parte inferior de la barandilla.

Rojo de hierro.- Es un óxido férrico, y se llama con diversos nombres, según el tono del color: el minio de hierro, de color rojo intenso en denso y contiene arcilla y arena silícea. El rojo inglés es un óxido férrico anhidro, finamente pulverizado, y de color rojo más o menos intenso. El rojo turco es de color escarlata. El rojo índico es de color púrpura. El rojo de Venecia contiene yeso, y es de color ladrillo. El rojo de hierro no es tan bueno como el minio de plomo, porque necesita secante, y con el tiempo se oscurece.

Rollo grueso.- Son las piezas en redondo que tienen más de 30 cm. de diámetro en la cogolla, y una longitud entre 10 y 15 metros.

Rollo semigrueso.- Son las piezas en redondo de 25 a 30 cm. de diámetro en la cogolla, y una longitud entre 8 y 10 metros.

Sagita.- Véase flecha.

Samanguila.- Madera suave, tipo caobilla, color rosado pálido, de buen aserrar y trabajar; para barnizarla, es preciso un buen tapa-poros. Se emplea para construcciones navales de tipo deportivo. También es apta para tallar por ser dócil a la gubia.

Sapelly.- Madera semidensa, de tipo caoba, color y textura entre el abebay y la samanguila, esto es, un rosado acentuado, con irisaciones que cambian de brillo y color en la zona del corazón. De fácil aserrar, trabajar y barnizar. De variadas aplicaciones, desde la construcción de muebles hasta la decoración de buques.

Sargento.- Véase prensa.

Satén Colonial.- (nombre indígena Oburo). Madera semidensa, de poros cerrados y finos. Color siempre uniforme, que va del rosado pálido al rosado amarillo. Útil para molduras, decoración, y muebles en general.

Satén.- Albura clara grisáceo-amarillenta. Duramen pardo claro, con veteados más oscuros. Huele a aceite de coco.

Secantes.- Son los cuerpos que se añaden a las pinturas para acelerar la oxidación y polimerización de los aceites vegetales, disminuyendo el tiempo de secado de las pinturas.

Secuoia.- Madera procedente de California, por lo que también se la llama Pino de California. Su color es parecido al abeto, aunque más rosado y pardo claro. Con el tiempo se oscurece.

Semirrollizos.- Son las piezas que resultan de partir un rollizo mediante un corte de sierra a lo largo del eje.

Sepia.- Se extrae de la bolsa de la tinta de los cefalópodos. Tiene un color muy sólido.

Serrucho de costilla.- Se utiliza para cortes finos y de precisión. Recibe el nombre del refuerzo de metal que lleva en su lomo.

Serrucho de precisión.- Igual que el el de costilla, pero de menor tamaño y dientes más pequeños. El mango es recto.

Serrucho de punta.- Tiene una hoja gruesa de 1 a 2 mm., robusta y alargada que se utiliza para abrir huecos, previo un agujero con una broca.

Serrucho ordinario.- Tiene la hoja muy ancha y robuesta, carente de costilla, de 1 a 2 mm. de grueso, líneas convergentes, y bastante rígida para no doblarse durante el trabajo. Recibe también el nombre de serrucho trapezoidal.

Serrucho para clavijas.- Se utiliza para enrasar las clavijas que sobresalen de la superficie de un bastidor.

Serrucho para cortar chapas.- Consta de una hoja gruesa de 1 ó 2 mm. y de 7 a 10 cm. de largo. La hoja va dentada por los dos lados.

Sicómoro.- Árbol procedente de Asia, aunque se da también en el país, tiene una madera muy semejante al fresno liso, pero de color más claro, y de fibra muy suave, apenas perceptible; fácil de trabajar y muy empleada para muebles.

Sierra de contornear.- La hoja tiene un ancho inferior a 20 mm. y sirve para recortar las piezas que llevan adornos no muy cerrados.

Sierra fina.- Consta de una hoja ancha y corta, y de diente espeso. Se utiliza para cortes finos.

Sierra ordinaria.- Es la sierra más usada en los trabajos corrientes. Tiene la ventaja de tener la hoja movible, provista de clavijas en sus extremos, y ajustable en la dirección conveniente. Consta de la sierra u hoja de acero de 60 a 80 cm. de largo, un ancho de 30 a 50 mm. y un espesor de 0,6 a 1 mm. que va unida a un armazón formada por un travesaño y dos brazos; la tensión de la hoja se obtiene mediante una cuerda, que se retuerce con un palito tensor, llamado tarabilla.

Sirviente.- Es una pieza adicional al banco de trabajo, que se usa para sostener las piezas largas, aseguradas por uno de sus extremos en la prensa del banco.

Soporte cortador.- Consiste en una tabla de 30 x 18 cm., aproximadamente, con dos listones o topes de unos 16 cm. de largo. Sirve de apoyo a una pieza durante el aserrado, vaciado, etc. Si le practicamos unos cortes en su interior (45, 90, 135º), podemos utilizarlo como caja de ingletes.

 

1